lunes, 9 de marzo de 2015

SINTRA, PALACIOS Y CASTILLOS EN EL CORAZÓN DE PORTUGAL

Es una de las visitas imprescindibles para los viajeros que recorren Portugal. Sintra. Pequeña localidad repleta de bellos edificios señoriales, patrimonio de la Unesco, situada asólo media hora de Lisboa. Y son muchos artistas y escritores que han sucumbido a sus encantos, entre ellos el mismísimo lord Byron.

Panorámica de Sintra
Panorámica de Sintra

Quienes lleguen en tren, se encontrarán al salir con una bella estación decorada con coloristas azulejos y con la oficina de turismo, donde les darán toda la información necesaria sobre la ciudad, los horarios y tarifas de los monumentos y de los autobuses. Estos últimos son necesarios pues, aunque Sintra es un pueblo pequeño, por donde pasear es muy agradable, algunos de los atractivos más importantes como el castillo de los Mouros y elpalacio de la Pena están en plena sierra, rodeados de bosques. Su silueta es visible desde casi todos los rincones de Sintra. Y sin duda, la mejor forma de acceder a ellos es a bordo de los autobuses que parten, continuamente, desde la estación de trenes.
Sintra escalera castillo blog
También se puede subir caminando, aunque conviene advertir que la ruta es bastante larga (algo más de una hora) y muy empinada. Quienes opten por ir en coche, ¡ojo!. La carretera es sinuosa y el aparcamiento muy pequeño. Y no olvides que aunque llegues en coche o en autobús, tendrás que caminar un poco por una potente cuesta para llegar a la puerta del palacio.
Una vez controlados los detalles más prácticos toca organizar la estancia en Sintra, la cual puede dividirse en dos etapas. Para empezar, recomiendo un paseo y visita al Palacio Real, situado en la plaza Mayor y famoso por sus grandes chimeneas cónicas. Además, al lado del palacio se concentran gran parte de los restaurantes donde comer, cenar o tomar un café mientras se contempla el escenario.
Palacio da Pena Y segunda etapa, subida a la sierra para visitar el romántico palacio nacional de la Pena y el misterioso castillo de los Mouros. Una vez arriba, seguro que nadie quedará indiferente. Los amigos de los grandes palacios preciosistas, construidos al detalle, seguro disfrutarán visitando el palacio de la Pena. Aunque habrá también quien se lleve una decepción ante la colorista mezcla de estilos del palacio (neogótico, manuelino, árabe, oriental…) que dan forma a un conjunto que, para algunos, lejos de ser hermoso y digno de un cuento de hadas, como se reseña en la mayoría de las guías turísticas, resulta un pelín “hortera”.
Sintra palacio da pena general
Mi propuesta es visitarlo, que cada arme su propia opinión y decida si realmente está anteuna de las siete maravillas de Portugal o ante una construcción carente de armonía y de aspecto artificial.
Menos polémico es el interior del palacio, donde se pueden visitar las habitaciones con sus muebles originales, esculturas exóticas, extraños candelabros que conviven con lámparas recargadas y refinadas piezas de porcelana china… todo en conjunto acorde con la estética del edificio y con los gustos de su excéntricos creadores, el rey don Fernando II en colaboración con el arquitecto alemán Wilhelm Ludwig von Eschweg.
palacio da pena salon blog
También resultan curiosas otras estancias como las cocinas. O los jardines, donde conviven árboles y plantas de variadas especies llegados desde todos los rincones del mundo. Recorrer toda la finca en un día es tarea difícil ya que se calcula que hay alrededor de 72 kilómetros de senderos que serpentean entre lagos y rincones singulares. Muchos de ellos creados personalmente por el mismo monarca.
palacio da Pena
Más descuidado y decadente es el vecino castillo de los Mouros. En realidad habría que hablar de las ruinas del castillo, ya que apenas quedan restos de aquella fortaleza. Hoy, esostorreones semiderruidos, esos restos de murallas y el juego de escaleras adaptadas al abrupto terreno funcionan más bien como un mirador desde donde no solo se pueden contemplar hermosas panorámicas de Sintra, sino de todos los alrededores de la localidad y de la costa.
Lisboa parque castillo musgo
Todo esto, envuelto en un frondoso bosque con árboles centenarios, musgos y plantas que transmiten un aire mágico y misterioso, sea la época del año que sea.

Castillo de los Mouros
Castillo de los Mouros

No todo son alabanzas. Con Sintra ocurre lo mismo que con otros muchos destinos tocados por la varita del turismo. Los atractivos de Sintra se han convertido en un arma de doble filo.Con el paso del tiempo, el pueblo se ha rendido definitivamente al dulce filón del negocio turístico. La consecuencia es que las bellas callejuelas estrechas y los monumentos históricos están siempre a tope de gente y los restaurantes y las tiendas de Sintra abusan con los precios. Especialmente en temporada alta (Semana Santa, Puentes o verano) Pero, aun así, la contemplación de este entorno merece la pena. 
Lisboa 2007 443 Y hay que asumir que la paciencia es el impuesto que hay que pagar por disfrutar de la belleza en temporada alta. Mi consejo. Relájate y concéntrate en disfrutar, sin enfadarte, de los placeres de una localidad que presume de haber sido, ya desde el siglo XV, el rincón predilecto de la monarquía lusa que se construyó aquí su palacio de caza. La llegada de los reyes pronto atrajo a nobles que construyeron más palacetes para poder pasar las vacaciones cerca de sus reyes.
Ah, y si el sol aprieta y la gente se cansa, no dejen Sintra sin subirse al único tranvía que funciona y que une la villa con la playa de las Maçãs. Trece kilómetros de distancia que se recorren en cuarenta y cinco minutos. Merece la pena.

Publicado en http://www.laviajeraempedernida.com/ 18/03/2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario