viernes, 27 de diciembre de 2013

La revolución de las mujeres: Cooperativas de argán en Marruecos

LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES: COOPERATIVAS DE ARGÁN EN MARRUECOS

Recientemente hemos realizado un viaje a nuestro vecino Marruecos, donde hemos tenido la oportunidad de visitar varias cooperativas de mujeres dedicadas a la producción artesanal de aceite de argán, un verdadero tesoro muy valorado por sus múltiples propiedades cosméticas y terapéuticas

El árbol de argán, crece en las zonas áridas y semi-áridas del Sud-oeste marroquí,  principalmente en la zona del Atlas. Es un  árbol con un tronco corto y tortuoso, con ramas espinosas y hojas lanceoladas. Los frutos son parecidos a las nueces de color amarillo y algunas veces rojizas y en el interior están las almendras oleosas, estas almendras contienen la mayoría del aceite de Argán.
ÁRBOL DE ARGÁN
Tradicionalmente las cabras se alimentan del fruto de argán y escupen el hueso del que se extrae el aceite faciliatndo el trabajo
Los Berberes utilizan tradicionalmente todas las partes del árbol, desde el futo para obtener el preciado aceite como su madera como combustible o para elaborar utensilios y muebles. El árbol de argan es tan importante en la zona donde crece, que la UNESCO la declaró reserva de la biosfera desde 1999.
La mujer en la cultura bereber es la base de la unidad familiar, aunque el patriarcado es el lema general. Poseen una gran tradición oral, siempre contra la intolerancia y el abuso de poder y, al contrario que la mujer árabe, acostumbran a participar en reuniones y festejos, incluso con extranjeros.
El hombre, es el que tiene el control férreo sobre los miembros de la familia; la mujer, por su parte, controla los pilares de la moral y la vida privada de la familia. En Marruecos, la mujer está considerada sujeto dependiente, sin identidad jurídica. Por tanto, constituir una cooperativa, formada exclusivamente por mujeres es una pequeña revolución muy a tener en cuenta.
Una de estas cooperativas es la COOPERATIVE FEMININE TIGUEMINE ARGANE en la que las mujeres trabajan desde hace unos años extrayendo el aceite manualmente del fruto de argán que después venden es la propia cooperativa o bajo pedido por correo electrónico.
MUJER TRABAJADORA ARGÁN
Cooperativista durante el proceso de extracción del aceite
Estas mujeres son las que aportan los recursos para la supervivencia del núcleo familiar, además de cumplir con las tareas de la casa y la educación de los hijos e hijas. En la cooperativa, las mujeres recolectan los frutos, los pelan y maceran y producen, con métodos naturales aceite de argán y todo tipo de artículos derivados. Gracias a la pertenencia a esta cooperativa, las mujeres pueden disponer de un sueldo para hacer frente a a sus necesidades diarias.
Se necesitan 100 kg de frutos para producir un solo litro de aceite de argán, lo que le convierte en el aceite más caro del mundo. Además, el proceso es totalmente manual, por lo que se necesita aproximadamente el trabajo de una mujer durante una semana para producir un litro. Por tanto, no es extraño encontrar precios de 85 euros el litro, realmente es un precio justo. Por debajo de este precio estaremos adquiriendo o bien un producto de peor calidad, mezclado con otros aceites, o infravalorando el trabajo de estas mujeres.
Existen muchas cooperativas a lo largo de todo el suoeste de Marruecos muy diversas, desde las pequeñas cooperativas como la cooperativa Tiguenine hasta cooperativas de gran tamaño, con más de 200 trabajadoras pero, independientemente del tamañao de las mismas, todas tienen algo en común: están formadas por mujeres que no están dispuestas a vivir de la caridad, por mujeres valientes y trabajadoras, dueñas de sí mismas y de su futuro, y por tanto son para nosotros un ejemplo a seguir, demostrando como el cooperativismo es capaz de transformar sociedades y de empoderar a las personas frente a los poderes establecidos.
El cooperativismo es solidario, transformador, equitativo. El cooperativismo es revolución y permitirá transformar esta sociedad injusta, desequilibrada y caníbal en una sociedad donde las personas estén por encima de cualquier interés. Por eso constituyendo cooperativas, uniéndote a las existentes o comprando sus productos, estás practicando la revolución, estás trasformando la sociedad.
Cooperativizate para construir un mundo mejor!

FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario