miércoles, 30 de octubre de 2013

Dónde ver elefantes en Tailandia (y dónde no)

Publicado por: Pruden Rodríguez 28 octubre, 2013 en Tailandia
Iré al grano: por favor, si queréis ver elefantes en Tailandia no hagáis trekking con elefantes, no vayáis a espectáculos con elefantes, no paguéis por ver cómo pintan o juegan a fútbol; no seáis parte del maltrato hacia estos preciosos animales. En Tailandia, especialmente en Chiang Mai, es típico hacer una excursión en elefante en alguno de los numerosos campamentos (Elephant Camps) que ofrecen paseos por la naturaleza a lomos de estos pobres gigantones. Si continuáis leyendo espero convenceros de que no lo hagáis, pero os propondré una alternativa responsable y sostenible: visitar el Elephant Nature Park de Chiang Mai, un santuario de elefantes donde el turista está al servicio del animal y no al revés.
Elephant Nature Park, Chiang Mai (Tailandia)

Por qué no hacer trekking con elefantes ni asistir a shows

Antes de viajar ya habíamos escuchado y leído algunas cosas sobre el maltrato a los elefantes en Tailandia. Sin embargo, las opiniones en webs como Tripadvisor o incluso los comentarios de otros bloggers no parecían indicar que el tema fuera tan grave. Mucha gente que ha hecho trekkings en elefante habla maravillas de la experiencia y dice que los mahouts (sus cuidadores) no sólo no les maltratan sino que cuidan muy bien de ellos. Una primera pregunta que podríamos hacernos, de todos modos, es: ¿qué hace un elefante paseando turistas? Pero no iré por ahí. La verdadera pregunta que debemos hacernos es: ¿cómo ha llegado un animal de 5 toneladas a obedecer tan mansamente a un hombre de 70 kilos? La respuesta está en el maltrato y la crueldad.
Phajaan
En Tailandia existe una tradición centenaria llamada Phajaan. Esta técnica de adiestramiento consiste, literalmente, en “partirle el espíritu” a los elefantes. Desde muy pequeños, cuando apenas tienen 4 años de vida, se separa a las crías de sus madres (en los casos más salvajes y extremos, después de haberlos matado) y se les somete a un cruel aislamiento hasta asegurarse de que pierden su independencia y se vuelven totalmente sumisos a los humanos. Durante este aislamiento, que puede alargarse hasta 7 días, el pequeño elefante es encerrado en una jaula que se adapta a sus medidas impidiendo que pueda ni siquiera sentarse. Lo más triste es que durante ese tiempo no sólo se le priva de comida, bebida y sueño, sino que varios hombres le golpean con frecuencia haciendo uso de un bastón con un clavo en la punta que dejan caer sobre zonas sensibles como ojos y orejas. Cuanto más lucha el pequeño elefante, más se le golpea. Después de superar el Phajaan el elefante queda aterrorizado, confuso y “roto”. Y aún le quedarán por delante semanas o meses de “entrenamiento” durante las cuales aprenderá a obedecer las órdenes de los hombres, a los que temerá de por vida pues, como sabéis, un elefante nunca olvida. Aquí podéis ver un vídeo donde se practica este “ritual”. No apto para personas sensibles.
Como dije, el Phajaan es una tradición centenaria en Tailandia. Los elefantes se han domesticado así desde siempre, desde los tiempos en que eran especialmente útiles para el trabajo y ni siquiera se sospechaba que algún día “servirían” para otra cosa. Es una costumbre arraigada y respetada que no es concebida como cruel, sino como necesaria. No es una cuestión de bondad o maldad, pero lo cierto es que esta despiadada tradición continúa viva hoy en día y los turistas fomentamos que perdure. Por suerte, algunos tailandeses empiezan a desmarcarse de esta “técnica” y se están empezando a promover tímidamente nuevas formas de adiestramiento que no requieren violencia. Incluso en lugares como elElephant Nature Park, del cual os hablaré a continuación, el elefante es respetado como animal salvaje. Por desgracia, es prácticamente el único lugar de Tailandia que pueda considerarse un verdadero santuario de elefantes.

Ver elefantes en Tailandia: Elephant Nature Park

Varias personas que no se conocían entre sí nos hablaron de este lugar y nos dijeron que era imprescindible. Nos agradó desde el principio la idea porque nos comentaron que allí los animales no hacían excursiones ni shows, así que cuando vimos la oficina en Chiang Mai no lo dudamos y entramos a reservar. Es el “campamento” más caro de todos, pero si habéis leído los párrafos anteriores ya empezaréis a entender por qué. Los principales objetivos del Elephant Nature Park son devolver a los elefantes a la libertad y cuidar de aquellos que ya no puedan valerse por sí mismos. Todos sus elefantes han sido rescatados tras ser víctimas de crueldades en otros campos o circos, tras haber perdido la vista, tras hacerse demasiado viejos para servir a los turistas o tras sobrevivir a cacerías furtivas. Algunos de ellos volverán a la naturaleza. Otros, por desgracia, tendrán que vivir allí para siempre. Así que lo que uno paga no es una excursión o un show. Uno paga para que estos animales puedan ser libres algún día o, al menos, para que reciban las mejores atenciones posibles.
Elephant Nature Park, Chiang Mai (Tailandia)
El precio de la entrada incluye el transporte desde/hasta el hotel (1:20h aprox.), una comida buffet, la visita (de unas 5/6h) y los alimentos para los elefantes. En el trayecto de ida nos mostraron tres pequeños documentales independientes sobre el parque y la fundadora del santuario (Lek Chailert), así que ya llegamos concienciados al campamento y nos alegramos de haber elegido aquel lugar y no cualquier otro. En este enlace podéis ver uno de los documentales de National Geographic donde se destacó la gran labor del santuario. También ha aparecido en medios como Time, en la BBC, la CNN, etc.
Una vez en el parque, y tras una primera charla informativa (en inglés), llega el primer momento grande:dar de comer a los elefantes. Desde una zona de seguridad, los visitantes esperan a una manada que vuelve de su paseo matutino y se les alimenta con gajos gigantescos de sandía, melón, plátanos y otras frutas. Todos alucinábamos con su habilidad para coger los alimentos, con sus pieles rugosas, con su buen gusto (pues rechazaban las peores frutas) y con su voraz apetito. Después de este primer contacto, la guía nos llevó a conocer a otras manadas que campaban a sus anchas y tuvimos oportunidad de alimentar a otros cuantos paquidermos.
Elephant Nature Park, Chiang Mai (Tailandia)
El tiempo se pasa volando conociendo a cada uno de los elefantes (con sus propios nombres e historias) y después de comer se llega al momento álgido de la visita: el baño de los elefantes. Realmente es una de las experiencias más gratas que hayamos vivido nunca. Resulta increíble meterse en el río con ellos y ver cómo disfrutan cuando les echas agua por encima. Los elefantes se lo pasan en grande e incluso se tumban para gozar de su “momento spa”. Algunos se adentran en el río a bañarse por su cuenta y uno no puede dejar de sonreír al ver cómo se zambullen y cómo juegan entre ellos.
Elephant Nature Park, Chiang Mai (Tailandia)Elephant Nature Park, Chiang Mai (Tailandia)
Además, en nuestra visita tuvimos la suerte de poder ver varias crías. Una de ellas había nacido sólo unos días antes, así que apenabas caminaba con seguridad. Su madre y él estaban algo más aislados para evitar problemas con elefantes de otras manadas y con los visitantes, así que los fuimos a ver en su enorme jaula y, por puro azar, tuve la oportunidad de bañar al bebé con una manguera. Es algo que no olvidaré, desde luego. Fue un privilegio poder participar en los primeros baños de aquel pequeño elefante, que pugnaba por mantenerse en equilibrio mientras trataba de disfrutar del refrescante baño. Y todo ello bajo la atenta mirada y protección de su madre, que no se separaba ni un centímetro del bebé. Incluso su tío rondaba por allí y pasó varias veces a vigilar. En fin, toda una experiencia en familia.
Elephant Nature Park, Chiang Mai (Tailandia)
Mientras bañábamos al pequeño, tuvimos también la suerte de ver a Lek Chailert (el corazón del proyecto), que en aquellos momentos se disponía a llevar a tres elefantes a la jungla, donde los acostumbran poco a poco ser libres. Fue apenas un fugaz saludo, pero todos los que estábamos allí nos alegramos de haberla “conocido” y creo que por nuestras sonrisas supo que admirábamos lo que había conseguido.
Elephant Nature Park, Chiang Mai (Tailandia)
La jornada concluyó con una lluvia torrencial, pero por fortuna las visitas habían terminado y sólo nos restaba asistir al pase de un documental. Las duras imágenes del Phajaan que aplican en el resto de campos nos entristecieron y nos hicieron reflexionar mucho, pero sirvieron para ganarnos como “evangelizadores” de su causa. No sólo nos alegramos de haber visitado el Elephant Nature Park, sino que esperamos haberos convencido de que vosotros también vayáis. O, al menos, esperamos que no visitéis los otros campos. Hemos oído hablar de algunos parques que dicen llamarse santuarios o centros de conservación. Por desgracia casi todos mienten. En esta web de turismo responsable hemos encontrado otras dos referencias en toda Tailandia que al parecer también son recomendables: Boon Lott’s Elephant Sanctuary (Sukhothai) y Elephant Refuge & Education Centre (Phetchaburi, 160km al sur de Bangkok). En cualquiera de estos sitios podéis preguntar también por voluntariados de varios días o semanas.
Decidáis lo que decidáis, os aconsejamos que no penséis demasiado en el dinero (pues no sólo está bien invertido, sino que uno olvida lo material, pero siempre recuerda las experiencias…) y, ante todo, que penséis en las implicaciones de vuestra decisiones cuando viajáis. Llamadlo turismo responsable, sostenible o como queráis, pero pensad siempre en la huella que dejáis.

Elephant Nature Park: precio, horarios e información práctica

El Elephant Nature Park está situado a unos 55km de Chiang Mai, pero las reservas se hacen desde la oficina de Chiang Mai. No se puede visitar por libre. La entrada, como señalé, incluye el transporte desde tu alojamiento y el regreso, además de la visita, un buffet vegetariano (bueno, variado, sin bebidas incluidas) y toda la comida que le das a los elefantes. Os resumimos los datos prácticos, actualizados a 25/10/2013.
  • Ubicación:
    • Oficina Murallas: Ratmakka Rd con Moon Muang Road, Muralla Este (ver mapa)
    • Oficina Principal: 209/2 Sridornchai Road (ver mapa)
    • Santuario: se encuentra a 60km de la Chiang Mai. No aceptan visitantes por libre.
  • Horarios:
    • Oficinas: de Lunes a Sábado de 08:00h a 17:00h
    • Santuario: abierto todo el año
    • Recogida en alojamiento: 8/8:45h
    • Regreso al alojamiento: 17/17:45
  • Precios (full day):
    • Adultos: 2.500 baht (60€ aprox.)
    • Niños: 1.250 baht (30€ aprox.)
    • Consultar otros planes.
  • Cosas que llevar: ropa para el baño con elefantes (no bikinis ni ropa demasiado “escandalosa”), calzado cómodo para caminar, chanclas para el baño en el río, toalla, crema solar, botella de agua (allí la podéis rellenar gratis) y antimosquitos. El baño es opcional y la ropa se seca rápido, pero es mejor llevar un recambio por si las moscas.
  • Web/contactoelephantnaturepark.org / Facebook / Twitter
Fotos: (1, 3, 4, 5, 6, 7 y 8) Elephant Nature Park de Chiang Mai. Autoría: Lupe/Los apuntes de viajero. (2) Adiestramiento “Phajaan”. Fuente: Stop Animal Abuse.

lunes, 28 de octubre de 2013

Una ruta inolvidable por los colores, olores y sabores del otoño en Asturias

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso
No importa en qué momento del año, Asturias atrapa nada más poner el pie en estas tierras mágicas del norte de España. Es difícil encontrar en el mundo otro destino como este, bonito a rabiar, hospitalario, sabroso y bien de precio.
teixois
Pero cada final de año, además, Asturias se viste de colores intensos para ofrecer al viajero un otoño de cuento; rutas inolvidables por bosques encantados; pueblecitos de pizarra y chimeneas humeantes; olor a hierba fresca, húmeda; sabores y sonrisas auténticos.
Hoy nos adentramos en una de las comarcas donde la temporada se muestra más radiante.Oscos-Eo, en el occidente asturiano, desde la costa cantábrica a las profundidades de los valles que lindan con Galicia.
Comenzamos ruta en la desembocadura del Eo, bordeando la ría plantada de eucaliptos, junto al trazado estrecho de traviesas del FEVE. A un lado, la gallega Ribadeo. Enfrente, Castropol sobre el agua, que recuerda a un Mont-Saint-Michel en miniatura. Y al fondo de la ría, Vegadeo con su Senda de los 12 puentes, desde donde parte la ruta hacia Taramundi. Allá vamos.
Comienza la aventura. Las piedras rezuman agua a un lado y otro de la carretera AS-21. Árboles de hoja caduca en rojo, amarillo, ocre; helechos jugosos. Prados verdes, infinitos, en este paisaje salpicado de vacas libres.
ermita
Despacito, para no perdernos detalle. La primera sorpresa aparece en Cereigido, una ermita que parece dibujada. Detenemos el coche en el pequeño mirador frente a la puerta, para recargar los pulmones de aire puro con vistas al valle y a la aldea de Lamisgueira.
Un poco más adelante, el mojón del kilómetro 6 anuncia ya la entrada al concejo de Taramundi, y quedan otros 12 para llegar a su capital. De camino, aldeas de tejados irregulares, cubiertas de lascas de pizarra cortadas a mano; piedras de mampostería, arquitectura humilde y centenaria.
En Ouria hacemos la segunda parada, junto a su iglesia blanca y un antiguo horno para fabricar cal, al pie mismo de la carretera. Comienza a llover finito, y este orbayu imprescindible, el mismo que mantiene la frescura de esta tierra asturiana, consigue que el decorado adquiera tintes mágicos.
ouria
Hórreos espectaculares, algunos cuadrados, otros rectangulares como los de la vecina Galicia, y una toponimia que parece también gallega. Desde Chao de Leiras, la carretera comienza a descender hacia el valle, flanqueada de paredes cortadas a cuchillo, de flores amarillas despuntando en cada grieta de la roca.
Una rotonda aparece de pronto, rompiendo por un instante la ilusión de este paisaje prodigioso. Nos ofrece desviarnos hacia los Oscos o a Taramundi, seguimos camino hacia esta última.
Enseguida encontramos Bres, con su Casa del Agua, arquitectura de indianos en blanco y burdeos para esta antigua escuela hispano-argentina. ‘La sufragaron los emigrantes, y era muy buena, una de las mejores, yo estudié aquí’, nos cuenta una mujer que interrumpe sus labores en el campo para atendernos sin prisas. No sorprende. En Asturias la hospitalidad es un arte cotidiano.  
cuchillero

lunes, 21 de octubre de 2013

Mercado de La Boquería de Barcelona (información y consejos)

El Mercat de Sant Josep de Barcelona, popularmente conocido como “La Boquería“, es el mercado de productos frescos más popular de la Ciudad Condal y uno de los más conocidos de Europa. Medios de comunicación tan importantes como la CNN lo han destacado incluso como uno de los 10 mejores mercados del mundo. Esta fama ha hecho que los turistas lo abarroten y no es extraño que los extranjeros superen en número a la gente local. Pese a la masificación, consideramos que es un lugar de visita obligada en nuestra ciudad ya que sigue manteniendo la calidad de antaño. Quizá no es oro todo lo que reluce allí, pero merece la pena entrar aunque sólo sea para admirar el espectáculo diario. Es uno de los lugares que podéis encontrar en nuestra lista de lugares que ver en Barcelona.
Mercado de la Boquería (Barcelona)

Breve historia de “La Boquería”

La Boqueria (sin tilde en catalán) fue inaugurada en su actual emplazamiento en 1840, aunque se sabe que ya existía como mercado al aire libre desde al menos el año 1217, lo que lo convierte en uno de los mercados más antiguos del mundo que aún siguen en activo. Se cree que en sus orígenes fue un mercado ambulante que solía situarse en Las Ramblas, no muy lejos de la zona donde hoy se encuentra. Por entonces sólo consistía en unas pocas mesas donde se vendía carne, pero poco a poco fue aumentando el número de vendedores y la variedad de productos de la tierra. Su crecimiento y la popularización de Las Ramblas como lugar de paseo hicieron que su localización se convirtiese en objeto de polémicas y durante siglos no cesaron las reubicaciones.
Mercado Boquería (Barcelona, España) (2)
A partir de 1840 la continuidad de La Boquería quedó por fin asegurada y fue consolidándose año tras año como uno de los grandes atractivos de La Ramblas y de Barcelona. En 1911 se inauguró la zona de pescaderías en el centro y tres años más tarde su característico techo metálico. Desde entonces ha vivido varias modificaciones importantes y muchas de sus paradas han sido reconstruidas totalmente. Sin ir más lejos, entre septiembre y diciembre de 2013 la fachada principal está siendo renovada, así que los turistas que visiten Barcelona en esta época no podrán sacar la típica foto del escudo de Barcelona en el arco modernista de la entrada.

Significado del nombre “Boqueria”

Una de las preguntas más frecuentes en torno a La Boquería es sobre el origen de su nombre. Algunos creen erróneamente que está relacionado con Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona. Según esta versión, “Boqueria” derivaría del lugar donde la gente se quedaba “boquiabierta” al contemplar los tesoros que el conde habría exhibido en la puerta de la antigua muralla tras la exitosa conquista de Almería. Para ser más precisos, según lo que he podido leer en la web de la Universitat de Barcelona, derivaría de “badoqueria”, nombre que refería a la actitud de los “badocs” (bobos) que se quedaban alelados ante la puerta.
La propia web de la UB señala que esta teoría es poco creíble ya que, entre otras cosas, existen incoherencias históricas. La versión más aceptada dice que en realidad el nombre de La Boquería se corresponde con la carne de cabrito (“boc” en catalán), que era vendida por la comunidad judía ya en el s.XIII.

Tiendas, bares y otras paradas de La Boquería

En La Boquería podemos encontrar unas 250 paradas en las que se venden productos de alimentación, además de algunos bares, un punto de información, lavabos, el Aula Gastronómica y otros locales relacionados con el mercado. El punto de información se encuentra prácticamente en el extremo opuesto a la entrada desde Las Ramblas, siguiendo todo el pasillo central y girando a la derecha un poco antes de llegar al final. Allí os darán un mapa con la ubicación de algunas tiendas seleccionadas. El resto de paradas tienen una numeración que también podéis ver en el mapa y que os será muy útil si buscáis alguna recomendación concreta. Los números de las paradas están bien visibles en sus letreros.
Mercado Boquería (Barcelona, España) (5)Mercado Boquería (Barcelona, España) (14)
La parte más fácil de ubicar es la zona de pescaderías, que se encuentra en el centro y tiene forma elíptica. En el mapa, que también podéis ver online en la web oficial, los colores os ayudarán a distinguir las diferentes zonas (carnes, verduras, aves, frutos secos, legumbres y cereales, etc.), aunque el reparto no sigue una lógica al 100%.
En La Boquería hay paradas míticas como el Bar Pinotxo -seguramente la más conocida de todas-, pero debo reconocer que casi siempre que hemos visitado La Boquería ha sido más bien por chafardear y pasar el rato, así que no podría recomendar tiendas concretas. En el blog “el Comidista“, del diario El País, publicaron 10 recomendaciones y también podéis ver otras pocas sugerencias en el blog “Los Bonvivant“. En todo caso, desde aquí os invitamos a recorrer el mercado a vuestro aire, olfateando aquí y allá, degustando sobre la marcha, babeando ante las paradas más golosas y escogiendo según vuestro criterio. Eso sí, cuidado con los precios, que no siempre son reflejo de una buena calidad. Como dije, no es oro todo lo que reluce.
Mercado Boquería (Barcelona, España) (4)Mercado Boquería (Barcelona, España) (15)

Horario de La Boquería e información práctica

Aquí os dejamos algunos datos prácticos para visitar el Mercat de La Boqueria.
  • Ubicación: La Rambla, nº91 (mapa)
  • Horario: de lunes a sábado de 08:00h a 20:30h (consultad festivos)
  • Contacto: 93 412 13 15 / associacio@boqueria.info
  • Cómo llegar:
    • Metro: Línea 3 (Liceu) y Línea 1 (Plaça Catalunya)
    • Bus: 14, 38, 59 y 91
    • Parking: Plaça de la Gardunya, de pago (mapa)
  • Web/Facebook oficialwww.boqueria.info / Facebook La Boquería
  • Tiendas (paradas) del mercadomapa oficial
  • Sugerencia de alojamiento: Si buscáis un hotel en Las Ramblas a buen precio no olvidéis mirar también en calles importantes como Via Laietana o Rambla Catalunya, cerca del centro y con menos bullicio nocturno.
Fotos: (1) Arco modernista del Mercado de la Boquería. Autor: Cary Bass, vía Flickr (2, 3, 4, 5 y 6) Interior del mercado. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero

jueves, 17 de octubre de 2013

Lucerna: medievo entre las montañas de Suiza

Una de las ciudades más hermosas de Europa es Lucerna, en Suiza. Como su propio nombre indica, proviene del latín Lumen y quiere decir, Luminosa. Esto se debe a la romántica visión nocturna de un oscuro valle lleno de pequeñas y armoniosas lucecitas en su centro. Es la capital del cantón suizo que lleva el mismo nombre y limita con los de Schwyz, Obwalden, Nidwalden, Argovia, Berna y Zug.
Está ubicado en el centro mismo de Suiza. Sus edificios son tan característicos como encantadores, las plazas, las callejuelas se mantienen como si no hubiera pasado un solo día desde el medievo hasta hoy mismo. Quizá su máxima es “Construir un mañana sin destruir el ayer” porque se enorgullecen de haber logrado mantener toda su historia sin renunciar a ninguna comodidad propia del mundo moderno. Por las calles aún pueden encontrarse pinturas adornando los edificios o la fachada de las mansiones, dando testimonio de su riqueza artística, por ejemplo en la Hirschenplatz.
El cantón se ve bañado por grandes ríos, el Kleine Emme y el Reuss que, además fluye a través del lago de Lucerna o de los Cuatro Cantones y acaricia la ciudad por uno de sus costados. Y esto le otorga un mayor encanto, si ello es posible, puesto que en verano, con el deshielo, el nivel del agua aumenta e inunda parte de la ciudad, como la mágica Venecia lo hace durante el invierno. Para ello fue construido el famoso puente de madera que atraviesa el río uniendo ambas partes de la ciudad. El agua es un elemento clave para la ciudad, ya que Lucerna surgió en torno al extremo del lago, donde se vierten las aguas al río Reus. Este lago resulta fascinante rodeado de una vegetación tan verde y viva, además es posible disfrutarlo a bordo de uno de los 20 barcos, 5 de ellos de vapor, en una excursión inolvidable.
El Mercado del Vino (Weinmarkt) era, a finales de la Edad Media , el escenario de las representaciones del Misterio de la Pasión. En la plaza Kornmarkt, la ciudad construyó su mercado público hacia 1370 y ese mismo lugar que también les sirvió, en tiempos, como granero de trigo, más tarde se convirtió en el Ayuntamiento actual. Lucerna se remonta al año 840, aunque no fue importante sino hasta el siglo XII, gracias al paso de San Gotardo. Ya en tiempos llegó a considerarse la capital de la Confederación Helvética , aunque actualmente sólo sea la sede de gobierno del cantón.
Lucerna apenas tiene unos 60.000 habitantes, pero es una villa llena de encanto para el viajero. Las aguas del lago se ven surcadas por barcos de recreo, en un marco de aguas apacibles y verdeantes montañas, al lado de la vieja ciudad. Turísticamente hablando, siempre ha sido un destino muy concurrido, especialmente a finales del siglo XIX y principios del XX, pues era el destino favorito de reyes, nobles, actores y todo tipo de personalidades, quienes huían y se refugiaban allí en busca de un poco de la tranquilidad que otorga el contacto con la naturaleza. Así personajes como Sofía Loren, el pintor romántico Johann Heinrich Füssli, Mark Twain y otro muchos se guarecieron en esta encantadora ciudad.
Lucerna cuenta con numerosos lugares de interés: El Jardín de los Glaciares, desde el que se observa la erosión de las rocas por la presión que se remonta a cuando el glaciar del Reus cubría la zona, así como algunos vestigios prehistóricos que aluden a las cacerías de los nativos de aquella época. La Torre del Agua, estructura octogonal de piedra, de unos 30 metros de altura, construida a finales del medievo, en torno a 1300, cuya finalidad fue defensiva, aunque también sirvió de prisión y sala de torturas. Es uno de los monumentos más populares de todo el país. La Torre del Agua se encuentra en el Puente viejo que de madera y cubierto, es el más antiguo que aún se conserva en el continente, conocido como Kapellbrücke, mide 200 metros de longitud y su trayectoria es curva. El puente original databa del siglo XIV, pero fue destruido por un incendio en 1993. La reconstrucción ha cuidado hasta el más mínimo detalle, incluidas las pinturas de las vigas del techo y ambos forman parte de las fortificaciones interiores de la ciudad. La muralla de Musegg que protegió la ciudad en el siglo XV y de la que se conservan también nueve de sus torres, nos habla de su pasado bélico; fue construida hacia el 1400 tras la batalla de Sempach y está considerada como una de las mejor conservadas y más extensas del país. Los fabulosos museos de la ciudad entre los que cabe destacar el de transporte, el de las Bellas Artes, el cual es una obra modernísima de Jean Nouvel, el museo Picasso, el de Richard Wagner, en lo que fue su propia casa y en la que también vivió Nietzche y el de Historia Natural.
En este plano artístico, también podemos destacar la ciudad vieja con sus monumentos civiles y religiosos, salpicados de enromes y exquisitas casas burguesas o el propio centro museístico que acabamos de describir. En cuanto a la ciudad nueva, es ahí donde podemos hacer hincapié en los lujosos hoteles, el casino o las innumerables tiendas, propias de una ciudad del siglo XXI. Además, a sólo 15 kilómetros de la ciudad se encuentra el monte Pilatus, con más de 2000 metros de altura y al que se accede, gracias al tren a cremallera cuyo ascenso es el más empinado del mundo. Las vistas son realmente algo superior. Esta excursión es recomendada de manera especial.
Algunas muestras de la inquietud artística de sus ciudadanos son la Catedral , el Ayuntamiento y el Palacio de los Caballeros, que constituyen notables ejemplos del Renacimiento tardío. La Iglesia de los Jesuitas es una de las iglesias barrocas más importantes del país. La Iglesia de los Franciscanos es la más elegante del centro de Suiza.

El león de Lucerna

Se trata de una escultura tallada en la roca por Bertel Thorvaldsen. Mide 6,80 metros y data de 1821. Es uno de los monumento más emblemáticos de Suiza y su historia es fascinante.
Durante mucho tiempo, los jóvenes suizos se prestaban a luchar como mercenarios de otros reinos. Los reyes franceses o los duques italianos se beneficiaron de esta situación durante años. En la Revolución Francesa, un destacamento de unos 800 mercenarios suizos fueron enviados a contener a las masas radicales que asaltaban las Tullerías en 1972. Los soldados fueron aplastados durante esas revueltas.
El monumento fue concebido como un reconocimiento a esos soldados valientes que lucharon en y por otro país. La obra la costearon mecenas suizos, pero también contribuyeron algunos monarcas extranjeros como homenaje al valor de los suizos.

FUENTE

Gastronomía
La comida de Lucerna resulta particular. Algunas de las exquisiteces son los quesos y los postres, sobre todo, el chocolate. El pescado destaca por su frescura, especialmente las truchas recién pescadas en el lago. También sus vinos son suaves y agradables.
Los Kügelipastetli, son una especialidad de la región, que consiste en una especie de pastelillos de carne. Por otra parte, siempre cabe destacar y recomendar especialmente la fondue o la raclette suizas. Aunque debido a su ubicación será sencillo encontrar también comida italiana, mexicana o platos exóticos de Oriente. En algunos restaurante incluso cuentan con el típico menú de mediodía, muy económico.
Qué comprar
Lo cierto es que Suiza tiene una bien merecida fama de ser un país caro. Sin embargo, hay alguna manera de ahorrar dinerito sabiendo dónde y qué comprar, por ejemplo, los almacenes Migros, presentes en casi todas las poblaciones del país, ofrecen todo tipo de productos de excelente calidad y a unos precios muy reducidos.
Recomendamos comprar productos alimenticios, como queso, mermeladas y confituras, chocolate, galletas de mantequilla y salchichas. Las artesanías son muy típicas, como los míticos cuernos de madera utilizados en las cacerías o los famosos relojes, bien sean de cuco o los tradicionales relojes de pared y pulsera. Los suizos son famosos por su exactitud.
La moneda es el franco suizo y se divide en 100 céntimos. No hay ningún problema para pagar con tarjeta de crédito y es posible sacar dinero en metálico de los cajeros automáticos. Suiza no es miembro de la Unión Europea , sin embargo se puede pagar en euros en la mayoría de los lugares, si bien es cierto, que el precio será un poco más caro, por lo que recomendamos hacerlo directamente en francos.
Cómo llegar y documentación
Lucerna está ubicada en la ruta más importante que transcurre de Norte a Sur. La excelente infraestructura de transportes de Suiza permite el fácil acceso a Lucerna tanto por ferrocarril como por autopista y cuenta con una amplia oferta de transportes públicos, especialmente autobuses. El aeropuerto internacional Zurich-Kloten está apenas a una hora de Lucerna.
Para viajar a Suiza es necesario el pasaporte en vigor, con caducidad inferior a 5 años, o el DNI. No es necesario ningún tipo de visado. Si la estancia va a prolongarse más de un mes, el Ministerio Español de Asuntos Exteriores, recomienda inscribirse en el Consulado como no residente y, al regreso a España, comunicarlo con una carta al Ministerio.

martes, 15 de octubre de 2013

Una ruta de árboles milenarios recordará a Félix Rodríguez de la Fuente

sequoiaLa Fundación Tormes-EB inaugurará la Ruta Catedrales Vivas en la Comarca de Sierra de Béjar y Entresierras, en la provincia de Salamanca, como homenaje al desaparecido naturalista español Félix Rodríguez de la Fuente.
El evento tendrá lugar este miércoles 9 de octubre en el Jardín Histórico El Bosque, en Béjar, y contará con la presencia de Odile Rodríguez de la Fuente,  hija de Félix y directora general de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente (FFRF), y Bernabé Moya, director del Departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia, director científico del proyecto EnArbolar de la FFRF. 
Tras un laborioso trabajo de documentación histórica y etnográfica, la ruta cuenta con diez árboles monumentales y singulares en otros tantos municipios de la comarca. Ejemplares que por su edad, rareza o estética merecen una mirada atenta y contemplativa.
Los olivos casi milenarios de San Esteban de la Sierra, el Castaño de los Mozos en Lagunilla, el Roble Herrero en El Cerro o los Cipreses del Campo Santo en Montemayor del Río son algunos de los ejemplares que se incluyen en esta ruta.
Precisamente junto a uno de los más impresionantes por su enorme porte, la sequoia del Jardín El Bosque de Béjar, se descubrirá una placa conmemorativa en nombre del famoso naturalista y comunicador Félix Rodríguez de la Fuente durante el acto inaugural.
Odile Rodríguez de la Fuente, hija del naturalista y directora general de la Fundación que lleva su nombre, ha reconocido que Félix ‘se hubiera sentido profundamente emocionado al ver su nombre y recuerdo vinculado a estas catedrales vivas que llevan al silencio y la reflexión’.
Además, ha recordado las propias palabras de Rodríguez de la Fuente explicando que ‘la Catedral de León o las Pirámides de Egipto las podemos destruir cuando queramos, todo es cuestión de dinamita y reconstruirlas cuestión de tiempo; pero cuando desaparece una sola especie, la hemos perdido para siempre, porque crear sólo Dios puede hacerlo.’

Texto y fotos: Expreso. Redacción. P.A. En www.expreso.info [09-10-13]

Las mejores playas negras del mundo

Playas negras

Sólo algunas personas saben que en distintas partes del mundo existen playas negras, que por distintos motivos son de este color, pero lo que casi nadie sabe es que la cantidad de este tipo de costas tan extrañas es mucho más amplia de lo que pensaríamos. Por eso, en este caso, vamos a repasar cuáles son algunas de las mejores playas negras del planeta.
En primer término vamos a mencionar, entonces, la Vik Beach, probablemente la más conocida del mundo en cuanto a playas de arena negra, que se encuentra en la parte sur de Islandia y en 1991 y que para muchos es además una de las playas más hermosas de todo el planeta. Obviamente no sirve para tomar color porque allí el sol no es tan fuerte, pero sí podemos relajarnos y disfrutar del paisaje.
En Alaska también tenemos otra playa negra, en concreto, la de Prince William Sound, situada cerca de Anchorage. Su caso es particular ya que en la zona además de playa podemos encontrar colinas, glaciares y animales salvajes, aunque como en el caso anterior, no es buena idea ir a tomar sol allí.
En Hawaii, Pololu Valley Beach es una de las playas más pequeñas y extrañas a nivel local, y sobre todo famosa porque nos permite ver la una maravillosa vista de las Kohala Mountains. El problema en este sitio es que las corrientes de agua son demasiado fuertes, por lo cual no está recomendado para nadar ni bucear. Además, es imposible no mencionar la Kehena Beach, que para algunos es una playa nudista, mientras que para otros está prohibida directamente.
Finalmente, Kaimu Beach es el sitio final de nuestro recorrido por las playas negras más hermosas del mundo, y es curiosa, porque en los años ´90 era completamente inaccesible debido a que estaba completamente cubierta de lava.

Texto y fotos: Augusto Baldi En www.viajesdestinos.com [09-10-13]

lunes, 14 de octubre de 2013

Viajes: consejos para no pagar tarifas innecesarias

Ahorrar viajes

Todos los que hemos realizado viajes, sobre todo cuando nos dirigimos a otros países, sabemos que a final de cuentas es muy probable que terminemos gastando más dinero del que teníamos destinado a la aventura en un principio. Por este mismo motivo es que vamos a repasar ahora algunos consejos que consideramos interesantes siempre que nuestra intención sea evitarnos las tarifas innecesarias de estos casos.

Como siempre en este tipo de situaciones, vamos a comenzar por lo básico que es comparar precios. La idea en este sentido es que cuando queramos encontrar buenos precios en boletos de avión y hoteles, destinemos el tiempo necesario a esta tarea. Luego, en ningún caso hagas reservas por teléfono, ya que la mayoría de las aerolíneas hacen recargos de hasta 20 euros, y por Internet no cobran nada, además de que es más rápido.

Si vas a hacer un viaje corto mejor ahórrate dinero y tiempo, y una buena posibilidad en este sentido tiene que ver directamente con sólo llevar el equipaje de mano, considerando cada maleta, de acuerdo al peso, puede costar otros 20 euros. Incluso las aerolíneas ganan millones en concepto de indemnizaciones por cambios de días y horarios en los viajes, así que espera a estar seguro para contratarlo.

Si sabes que vas a alquilar un coche en tu ciudad de destino, te recomendamos especialmente que busques las sucursales de las compañías en el centro de la localidad, ya que muchas veces en los aeropuertos llegan a cobrarnos prácticamente el doble. A la hora de devolver el coche, siempre intenta llevarlo a la misma sucursal, porque aunque puedas devolverlo en otra ciudad te harán pagar más por ello.

Por otro lado, si eres un turista al que le gusta comer y beber abundantemente, lo mejor que puedes hacer es buscar un alojamiento de tipo “All inclusive”. En cuanto a otros servicios como periódico, bar o gimnasio, siempre conviene que preguntes cuanto antes si sus tarifas son incluidas o no.

Texto: Augusto Baldi En www.viajesdestinos.com [10-10-13]



sábado, 12 de octubre de 2013

Los colores otoñales llegan a los bosques aragoneses

Aragon_Pinares_RodenoEl apacible clima otoñal invita a disfrutar de la naturaleza, salir a caminar, observar  la fauna silvestre antes de que se resguarde del invierno y recolectar setas o arándanos que en algunas zonas crecen por doquier.
Los bosques del Pirineo, Prepirineo, Sistema Ibérico o los Montes Universales se transforman en una paleta de artista que combina ocres, amarillos, verdes y marrones. Las montañas de Aragón visten sus mejores galas con excepcionales paisajes multicolores y nos brindan una oportunidad preciosa de adentrarnos a conocer rincones como los que os presentamos.
El Valle de Ansó, excavado por el río Veral, está poblado por un impresionante bosque que en otoño hace las delicias de sus paseantes.
Un sendero a unos 8 kilómetros de la población en dirección a Zuriza, indicado comoSendero Ornitológico, nos permite recorrer parte de sus magníficos bosques siguiendo el curso del río y disfrutando de unas espléndidas vistas. 
En el Valle de Echo, a dos kilómetros al norte de Siresa, por una pista desde la Renclusa, se accede al precioso hayedo de Valdespetal con bonitas vistas al macizo de Peñaforca.  El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido esconde rincones increíbles como el Bosque de las Hayas en el Valle de Ordesa.
Desde Nerín, en el acceso al Cañón de Añisclo, se llega a un bonito paseo de subida a Mondoto con un bosquecillo encantador. No muy lejos, el valle de Bujaruelo invita a pasear entre bosques multicolores.
La Sierra de Guara, también brilla en esta estación, en concreto, recomendamos un recorrido llano y circular que parte desde la presa de Vadiello, las ermitas de San Cosme y San Damián y se acaba en el Huevo de San Cosme. Precioso bosque mediterráneo  de coscoja, encina, roble y carrasca.
En el valle ribagorzano de Benasque se encuentran, ente montañas de gran belleza, multitud de rincones naturales como el sendero que atraviesa el bosque desde Cerler a Ardonés, con especies como el serval, el fresno, el abedul…
En la provincia de Zaragoza, el Moncayo en estas fechas deslumbra por el color que desprenden sus hayedos. Las hojas crujen bajo los pies del senderista que camina saltando arroyos y encontrando abundantes setas en este paraíso micológico. 
Un lugar especial es también el bosque de hayas de La Artica de Luesia, selva fresca y lluviosa con atractivo mágico, próxima a la sierra de Santo Domingo.
En el Valle del Ebro, los sauces, tamarices, fresnos, álamos y chopos pueblan los bosques de ribera desde Novillas hasta Fayón, con lugares protegidos como la Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro.
En la provincia de Teruel, el colorido de los chopos destaca en los recorridos de las riberas de los ríos Turia o Alfambra, una ruta desde Teruel hasta el embalse del Arquillo de San Blas es un magnífico ejemplo de su riqueza natural.
Ocultos en el conocido paraje natural de los  ‘Pinares de rodeno’, en la Sierra de Albarracín, chopos, álamos y endrinos ponen su toque dorado al intenso verde que les rodea.
 Una muestra tan sólo de la mágica belleza que nos brinda el otoño en Aragón.

Texto y fotos: Expreso. Redacción. P.A. En www.expreso.info [08-10-13]