martes, 25 de junio de 2013

Nuevas ciudades milenarias descubiertas en México y Camboya


Situación de Camboya en el Sur de Asia | Fuente: Google Maps
Situación de Camboya en el Sur de Asia | Fuente: Google Maps
MADRID.- En este mundo tan hiperconectado, hiperinformado e hipervigilado (valga lo superlativo de los adjetivos), todavía existen lugares remotos desconocidos. En la última semana se han descubierto dos ciudades perdidas, una en Camboya o otra en México. En el primero de los casos se trata del conjunto de Mahendraparvata, al norte de Angkor (la capital del imperio jemer), uno de los mayores complejos de templos hinduistas. Aunque no se trata de un descubrimiento completo, puesto que ya se tenía noticia de la existencia de las ruinas de esta ciudad.
El científico Jean-Baptiste Chevance, director de la Fundación de Arqueología y Desarrollo de Londres, ha sido el encargado de usar la tecnología LIDAR, que consiste en un láser acoplado a un helicóptero con el que atravesar la frondosa selva que oculta muchos secretos en Camboya, según el diario australiano Sydney Morning Herald. Lo que en esta ocasión se ha descubierto es que Mahendraparvata era una perdadera ciudad que se extendía en un radio de 35 kilómetros, con carreteras y canales, y que podría ser una extensión de Angkor. Se calcula que en la misma podían vivir cerca de 1,9 millones de personas en el siglo XII. Angkor recibe cerca de 1 millón de visitantes al año y pueden ser un potencial foco de turismo para el país asiático.
Por su lado, la otra ciudad descubierta ha sido Chactún en México. En medio de la selva del estado de Campeche ha aparecido una nueva ciudad maya tras haber llegado a la misma el arqueólogo esloveno Ivan Sprajc, que dirige una expedición patrocinada por la National Geographic Society, así como las empresas austriaca Villas y la eslovena Ars Longa. Se considera que la ciudad fue una de las más importantes de la región hace 1.400 años, desde el año 600 d. C. hasta el 900 d. C. El complejo está compuesto por varias pirámides, la más alta de 23 metros, junto con juegos de pelota, patios, plazas, monumentos y zonas habitables.
Pero lo que ha llamado la atención de los arqueólogos ha sido la forma constructiva de muchos edificios, así como el hallazgo inscripciones talladas combinadas con estuco pintado, una técnica poco común en este tipo de monumentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario